jueves, 29 de abril de 2010

Principios de las narrativas transmediáticas: Serialidad

Las estructuras transmediáticas dependen de segmentos de contenidos que juntos componen una unidad narrativa.  De acuerdo con Jenkins (2009), una serie crea un fragmento de historia que puede dispersarse a través de muchas instalaciones. El punto más significativo de atención se concentra en el momento que un texto termina y da inicio a otro. De esta forma se crean enigmas  que conducen al lector a continuar consumiendo la historia, a pesar de que ésta haya sido pospuesta hasta una nueva instalación (¶ 35).

El principio de serialidad ha sido aprovechado por las grandes franquicias de entretenimiento para lograr que sus historias perduren de manera activa en el tiempo.  Por ejemplo, en el caso del cine el concepto de “trilogía”, común en las grandes producciones de la actualidad,  demuestra por parte de la industria, un interés en mantener una relación de largo aliento con sus audiencias, que  la mayoría de las veces se traduce en considerables ingresos económicos.

La segmentación de la historia, facilita la transmediación, pues un texto puede ser reconfigurado en distintos medios, con el objetivo de alcanzar un mayor número de consumidores que se mantengan  a la expectativa  de los futuros lanzamientos.

Figura No 1. Ejemplo de libros de Harry Potter que representan el principio de serialidad (Black, 2009).


Referencias: 
Jenkins, H. (2009). The Revenge of the Origami Unicorn: Seven Principles of Transmedia Storytelling. [En línea]. Recuperado en diciembre 22 de 2009. Disponible en: http://www.convergenceculture.org/weblog/2009/12/the_revenge_of_the_origami_uni.php

Black (2009). harry potter saga apr-jun 2009 [Imagen]. Recuperado en abril 29 de 2010. Disponible en: http://www.flickr.com/photos/black_coffee_blue_jeans/3618377683/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada